domingo, 7 de abril de 2013

Bebiendo lluvia


Desperté bebiendo lluvia
sobre cántaros de piel y luna
en la morada indiscreta de tu ombligo

y amanecí mojada 
como el néctar del rocío en tu ventana,
cuando el viento sopla y tu mirada
se detiene en un sentido

y en esta desnudez intensa
-tiemblo-
como lo hacen los otoños
al caer la tarde en el camino
que a tu lado invento

y al volver de la locura
de estar presa en tus labios,
el gemido de mi alma se apodera
de una suave caricia entre los dedos

y es que fuiste mío…tanto, 
que tu nombre impreso
de mi boca escapa y se detiene
en ese dulce palpitar de tu terruño
susurrándome al oído

y te vi mil veces aguardando mi llegada
con ese rostro tuyo que cautiva…
y la pócima soñada de tus jugos
escurriendo en mis veredas
como una cascada

y también fui tuya…si…
tan tuya
que no puedo regresar a mi morada
si tú mi bien…
no estás conmigo!

Eileen

No hay comentarios:

Publicar un comentario