lunes, 31 de marzo de 2014

...♥

Un poco de mi maravilloso mundo .



Vuelo de gaviotas



En este vuelo de gaviotas / llegas
aposentos claros tus espacios,
desistiendo a solas con tus besos
me detengo en el preludio de tus ojos
y yo tiemblo

Porque apurada en tus ojos me encuentro
...mirando el abismo negro...
de tus pupilas de noche tibia
en estampida y golondrinas,
que vuelan al glaciar perdido
de la lluvia fresca!

Eileen

Elocuencia que brama


Tú...
exuberante recuerdo
que destila mirra por mis sueños,
y se aferra al crepúsculo doliente
de mi alcoba…

Allí donde gime la perfidia de tus ojos
y el enérgico sabor a olvido,
que se escurre de estos ojos míos
a mis labios -inventando un beso-
mientras calla el alma

A ti...
sutileza etérea 
que se siente en el ambiente
y el aliento que respiro –inmemorable-
la poción del alma que se queda,
y no se marcha con tus pasos
aunque quiera

En esa esclavitud de piedra 
/ la memoria /
que sabe taladrar mis versos
y en pálida estampida me domina,
cuando el lienzo tiembla
y mi tinta en claro oscuro se derrama
mientras llora

A ti…azucena blanca
lobo triste que rodea el alba,
inspiración que brama
como el canto de la aurora 

...Y mi nostalgia...
que se abrazan sin querer
como el olivo hacia la hiedra...
…que te extraña!

Eileen

Otro poema de los conmemorables para mi alma...



VIDA MÍA..TÚ... 
intensidad de leche y miel

Tú...
pócima callada…
agua que te escurres
sobre el firmamento suave
de mi vientre desnudo

Silencio que sucumbes
y te asomas al ocaso
con tus ojos de luna
en despertar intenso

Tú...
madrugada fría
que te esparces
como brisa en mi cintura
y me seduces toda
la vida…

Con ese mirar tan tuyo
de elocuencia y vida
mientras yo suspiro…
y la ciudad se duerme
en castidad desierta
y callada

Tú…
agitación que trotas
sobre el vientre mío
que ahora –tuyo-
lo penetras todo
y me susurras lento

Esos gemidos de luna
y estampidas…
entre sábanas mojadas
…y tu cara…
reflejando mi locura!

Sí…tú…
simiente que eréctil
despojas mis sueños
que están mojados,
en este nido
de ensenadas claras
donde te destilas!

Eileen ♡

Quizás...


No sé si estás aquí
bordando con tu ausencia
mi versar inquieto,
en esas horas cuando el tiempo
logra pasar en el sigilo
de un fugaz recuerdo

Pero yo, mi amor…
me encuentro ahora
en este espacio 
que aún te pertenece,
acariciando un verso

Donde a veces y a solas
el silencio me contrasta
y una lágrima callada
se esconde por mi cara,
y sin prisa en la nostalgia

Y es que me haces falta
sí…pero tanta falta!

Y sin embargo debo aniquilar el sueño
de sentirte mío y de saberme tuya,
con la espada de la triste realidad
que nos destroza

Hay tantas locuras en mis manos
mis labios, mis sueños y mis cantos,
que llevan tu nombre impreso
como una herida que me sangra,
sí…cómo me sangra!

Pero sin duda, yo vengo a conversar contigo
tú mi amor…mi eterno corazón, mi cielo,
mi herida, mi dolor…mi sortilegio…

Y el triste devenir de mi silencio,
rompiendo con su llanto tu desvelo
en medio de esta noche en duelo,
por toda la inconsciencia de tu alma

Ay de todo nuestro amor, que está muriendo
de los besos que nos dimos en denuedo…
de las horas, contemplando el mismo cielo
de los mágicos momentos al desnudo
de la estrofa de tu voz…de mi silencio

Y la ausencia de tu amor…
cuando te amo!

Eileen

♥ Breves

Enamorados



Remanso de aguas
que murmullan apenas
cuando la lluvia cae 

en ese manojo de sentidos…
un puñado del alma gime
la ecuación de dos caricias

y por debajo de mis labios
el beso que se aprieta
entre tu boca y mi locura

en ese espacio de luz
entre tus pupilas y mis ojos
mirándonos el alma!

Eileen

Anónimo

Ay del alma...

Los péndulos del silencio



Ay de la demencia del silencio . . .
y ese tintero que se riega sobre un papiro blanco, herido de recuerdos
donde los péndulos se adhieren sin sentido a las horas que han partido, 
más allá del viento y donde el tiempo, no tiene destino

Por eso, los jilgueros cantan en aquellos caminos empolvados, 
donde el paso del errante gime la ciudad que va dejando a su costado...
porque así es la vida, como un puñado de espacios apretados 
entre el hombre y la inconsciencia, entre el eco de los versos 
y la vana dualidad del forastero cuando avanza!

Eileen

domingo, 30 de marzo de 2014

Criptas



Ella yacía en esa sombra
Fría la noche, el mármol se agrieta
como un suspiro herido
que cuenta los minutos en la cripta
más allá del tiempo

Su memoria, contenida en un retrato
que inunda su recuerdo…
en esa palidez que cuenta
el paso de la muerte en un breve gemido
que no dice su nombre…

Eileen

Melodías



Ay de las melodías rotas
y el silencio etéreo
que se cuela en la ventana,
cuando la música del alma llora
en la península olvidada
de un suspiro!

Eileen

Grandioso!

A mi Dios



De la plenitud de tus cielos
el amor que de tus arcas viene

Oh mi Dios, maravilloso!!!

Con esa bondad que cae
como luz de luna

Con tu voz que arrulla
cuando el alma ora

Con tu mano que sujeta todo
Y FORTALECE!

Oh mi Dios, maravilloso
...TE AMO!

Alabado seas por siempre
Amén!

Eileen

Siempre...

Y no olvides nunca... que en la mano de Dios estamos!

Desconocimiento


Quise reconocerte a solas
sin mis miedos...
detrás del espejo roto
y con la luz prendida

En medio del silencio
y ese leve susurro
de esta alma mía…
insistentemente inquieta

Incluso en ese espacio leve,
reducido y silente,
y de nuevo me miré a mí misma, vida...
contemplando los temores de mi pecho!

Eileen

domingo, 23 de marzo de 2014

Epílogo de amor



Y la hora de la madrugada
se cernía

El epílogo de la bruma
se acercaba sigilosa

Y tus ojos, ay tus ojos
brillantes y tan bellos

Despertó mi alma
allí en tus brazos

Y dije tu nombre
casi en un susurro

y con el mismo amor
me nombraste eterno

Y de nuevo. . .
la aurora cantó en tu boca

Y es que nosotros
estamos hecho de esencia

Tu piel con mis poros
y la mía…entre tus dedos

Cuando el amor se derrama
y las cascadas descienden

Porque tengo tanto que darte
y que decirte…con ese versar de musas

Que emiten serenatas infinitas
en los jardines de tu rostro

Amor...te amo…por tanto
y todo lo que tú eres!

Eileen

Bajo los silencios


Percibo la melancolía
ante el estupor desnudo
de todos los silencios

en ese desgarrador gemido
de un corazón que late
cuando el tiempo se va acortando

navegante de mares y sueños
en esos arrecifes callados
donde se estrella el viento!

Y es que la noche palpita
como una estrella herida
colgando de los cielos

y unas manos extendidas
ansiando la caricia del alma
que se va soltando...

cuántos lamentos se escuchan
...no lo sabe ni el viento...
cuando las sirenas lloran

ni cuando las aguas se violentan
en ese gemir de las mareas
naufragando a solas...

Por eso, percibo la melancolía
ante el estupor desnudo
de todos los silencios...
dando paso mi amor
a tu recuerdo!

Eileen

Susurro del alma



Un minuto antes de la media noche, parecía todo más oscuro…y escuché a los silencios cantar, como si jugaran con el viento y por un breve instante -se expandió mi alma- en este pecho mío de cigarra que emite ese tono leve de luz que había en tus ojos que aún extraño tanto.

Y es que sólo tú, me sacaste del abismo en que habitaban mis sentidos y mi piel…sí… mi piel sin dueño que volvió a la vida y entonces te quise tanto, amor…ay cuánto yo te quise la verdad, que no sé cómo explicarlo.

Tantas horas contigo y tanto tiempo sin ti….que desvarío… una verdad que se parece a tu rostro y un atardecer dormido en tus ojos… como las magnolias, cuando sueñan con inviernos cercanos, aun siendo primavera en esta ciudad deshabitada de todos los olvidos y los recuerdos, cayendo como lluvia sobre los tejados.

Quisiera decir tu nombre, sí…y gritarlo a los cuatro vientos…desde el norte, hasta el sur de tu ventana y del este al oeste de mis sueños, donde amor, sin piedad y en basta soledad, lloro tu ausencia!

Y cómo alcanzarte, dime…si extiendo mis manos y toco un suspiro y me doy la vuelta y me enfrento con tu espejismo y entonces caigo de rodillas y tiemblo de ver todo tu espacio, mi cielo tan vacío….

¿Te dije que te amo? Ya no lo recuerdo…pero sé que lo supiste siempre, de ahora, de antes y de antaño… cuando los siglos nos separaron pero nosotros nos recordábamos como dos gotas de agua desembocando en un mismo río…en esos valles de manantiales frescos, desde las selvas lejanas donde las manadas de los lobos crecen y los sauces, nunca se marchitan!

He sido brisa bajo la aurora y un puñado de lamentos en los labios… mientras te olvido…sí...
–si acaso algún día, lograra olvidarte- 
pero hay historias destinadas al recuerdo eterno y al suspiro que no termina de exhalar el pecho…hay historias como la nuestra mi amor, que se repiten en los pentagramas del alma y que gimen y lloran, en cada línea tallada -sobre la prosa de un poeta!

Sin nada más que el alma, 
Eileen

Y yo con estas ganas...



Hoy. . .
tengo ganas de hablar contigo

De bordar con lágrimas
un poco del invierno
que dejaste en tu partida

Y de dividir a sorbos
los silencios con mis versos…
y las líneas que no se han escrito

Y es que hoy tengo ganas
de mirar tus ojos en la lejanía

Y a veces deambular cansada
por las sendas anegadas
de una lluvia preñada de memorias

Y quizás, tan sólo quizás mi cielo
tomarte un rato de las manos

Cuántas horas han pasado
debajo de la luna que no duerme
y en ese rincón callado que me está mirando

Y yo con ganas de abrazarte tanto…
sí…pero tanto, tanto!

Y es que hoy tengo ganas de hablar contigo
y contarte sobre mis desvelos
esas noches tan intensas donde permaneces

Aquí mi amor…enredado en mi alma,
como la arena blanca!

Eileen

En ese lugar solitario



Qué puedo decirte mi amor
en esta travesía que me arranca de tus brazos
y me revienta como las olas
en los riscos más distantes!

Como si se despeñaran todos mis anhelos
en las lágrimas que corren de mis ojos
en este rostro mío que te extraña
como si fueras la luz de la mañana!

Porque ya no sé cuántas veces te dije
que mi vida sin ti no sería lo mismo!

Y hoy me encuentro como perdida
en un lugar donde la noche no es hermosa
ni la luna es blanca, ni tampoco hay estrellas
que me indiquen dónde está la luz de tus ojos

Aquí donde gimen los vientos como lobos heridos y salvajes
que quieren quebrantarme el alma!

Y cómo puedo alcanzarte, dime…
en esta agonía mía que lleva tu nombre
tu ausencia y tu sombra…
todos, tomándome de las manos
y arrastrándome como los abismos

A esos lugares vacíos donde me haces falta,
donde no soy nada…donde no te siento
ni me extrañas, ni me llamas, mi amor
donde ya no hay calma!

Porque sólo tú… 
fuiste la llama que calentó mi hoguera!

Y el destello suave que me abraza como el otoño
cuando cae sobre los pastos que templados
han guardado mis pasos… y ahora no hay huella
ni nada que indique mi amor, el camino a casa!

Eileen

Acto de amor



Tú y la invasión de mis percepciones

Ante el acto del amor
sobre mis cinco sentidos,
el sexto…te abraza desnudo

se perfilan mis senos femeninos

y la insólita devoción de tu boca
cae como un torrencial preñado
de pasión y sortilegios

se cierne la noche debajo de los cielos

y las calles desoladas atizan sus oídos
…cuando gime el viento…
y les lleva los susurros de esta alcoba

Cuando la ecuación de los sauces se funde con las hojas

que como otoños caen despacito
como tus caricias sobre mi cuerpo (tuyo)
abriéndose como una guirnalda

porque en medio de tu sensibilidad…mi alma

donde te he amado desde que mi corazón palpita
en ese claro de luna de tus ojos…
coqueteando con mis sueños

ya que a veces no hay tregua mi bien con la locura

y perdemos hasta el pudor…
que a veces me sonroja en la penumbra,
cuando siento tu virilidad erguida y me estremezco

y entonces te me acercas, sí…desnudo intenso

y penetras los espacios del silencio
que se agitan como cálidos destellos
reflejados en mis muslos y te voy sintiendo

y otra vez te amo…oh si…te amo
esta noche nuestra

tan nuestra, pero tanto…tanto…

Eileen

Carta a Manuel



1943

Amor mío… distancia que no cuenta, porque te llevo conmigo.

Aunque al abrir mis ojos y buscar tu risa en medio de mi fatal silencio, yo me quebré por dentro y lloré de nuevo…sí, lo siento mi amor, lo siento…pero no pude contener mi llanto!

Sin embargo yo, hoy sigo sin despedirme…porque la verdad, jamás te has ido!!! Ni en este vacío que me ataja el alma, ni cuando cierro mi ventana, queriendo retener tu aliento, porque yo también te amo, si, mi amor…cuanto te amo, más allá de todo… hasta donde nadie ha ido.

Con esa misma infinidad con que me viste...yo retengo en estas sábanas el aroma de tu amor cayendo a gajos sobre mi piel que espera tu regreso de la guerra, donde los hombres tienen quien los ama y los aguarda, como dulce primavera.

Y aunque espero tu regreso, como una doncella enamorada, quiero que sepas que jamás te has ido de la profundidad de mis sentidos, del espacio de mi vientre, de las curvas de mis labios y de esta alma mía que sin más preludios, ya te pertenece, como el susurro de los vientos a las tórridas tormentas de la noche!

Abrázame tan fuerte como puedas, que la vida es un suspiro donde habitamos juntos, más allá del tiempo y las trincheras, donde no me aparto mi amor…de tu existencia!

Porque te amaré por siempre,
Anna

Cartas de Amor


1943

Querida Anna…

Anoche no logré despedirme de tus ojos de lunas negras dormidas debajo de tus párpados nacarados….

Pero sí de tu respiración calmada elevando tu pecho al infinito de mi alma, mientras tu cuerpo reposaba en ese sueño que acaricié desnudo esta eterna madrugada.

Estoy ansioso por despertarte y abrazarte de nuevo y decirte mil veces que te amo…poro estás dormida… y no quiero romper la calma que ahora te define como esa visión hermosa que llevaré conmigo.

Después de amarnos tanto y cabalgar hasta rozar el cielo con los labios en tu boca de dulces plenilunios, no tuve el valor de decirte que mañana me marcho al llamado de la guerra que desde ya, nos va dejando heridos.

Cuando tus ojos iluminen esta alcoba y percibas mi ausencia, estaré muy lejos, mi dulce amada…pero te llevo conmigo y me quedaré contigo, en un rincón de tu infinito!

Por favor mi amor…no llores como yo he llorado…

Porque prefiero que tu sueño guarde la ilusión preñada de nuestros sentidos, a mirar tus ojos anegados por el llanto de esta cruel partida, que me duele tanto.

Y he de volver contigo, te lo prometo… aunque vuelva en un suspiro que dejé en tu pecho…con este último latido de mi sentimiento, que jamás me llevo!

No tengo otro rumbo, más que tu recuerdo, amada mía…que estarás conmigo, como un nardo tibio, cuando sienta frío!

Porque te amaré por siempre,
Manuel

Mi terruño por siempre



Hoy…los suspiros anclaron frente al muelle
la aurora se coló por mis mejillas sonrosadas
y a mi corazón preñado de tu amor 
–le hiciste falta-

Se adentró la mañana entera bajo mis faldas
como queriendo escalar mis muslos hasta mi ombligo,
y luego volar como gaviota blanca haciendo nido
en mis senos abrumados por tu esencia!

Ay pedazo de mi alma...que transitas en la noche...
estación dormida donde amanezco silente en tu caricia,
antes de que tus ojos bellos se expandan como soles en mi cuerpo
...y tú mi amor… ¡ tan cierto como el viento !

TE AMO...SÍ...TE AMO! 

Eileen

Un grito de dolor



Hoy
abrí mis labios
y el viento,
se escapó silente

dejé mis sueños
sobre el césped
que se marchitaba,
detrás del campo

y te miré de frente
sí…con estos ojos míos…
conteniendo una lágrima
que se sabe tu nombre

y bordé la noche
a sollozos…
en un breve espacio
donde sólo cabe tu ausencia

le quise gritar a tus ojos
a tus labios y a tu indiferencia,
como una sombra impávida
mirando mi tristeza

pero hubo un silencio que duele
en estos labios míos
…y en el alma… 
que busca un atajo a la muerte

y es que la locura se siente cómoda
en medio de mi pecho cuando sangra
y me tiemblan las manos y los sueños
cuando recojo la tierra por donde pasas

en esta historia que no tiene preludios
ni cantos, ni aire…NI OLVIDOS, NOO
NI OLVIDOS MI AMOR...
porque yo, te extraño!

Eileen

Sintonía de amor



Y llegó la noche mi bien, en medio de todos los silencios…tu voz amada, rompiéndose en el ámbito que gime como estrellas…y el verso de mi boca, mojándose en tus labios, antes de emitir la esencia que otra vez…lleva tu nombre…

Te dije que te amo, mi eterno despertar…¿te lo repito? En esta dulce sintonía de los sueños, donde puedo despertar contigo y pienso en ti, en tu regazo, cubierta con el jugo de tu cuerpo, que es blanco como leche tibia y suave como un beso tierno que destila incienso, mi amor…te amo…sí…te amo!

Eileen

Prefacios


Y me desprendo del sueño 
que no despertará más entre mis brazos,
y de aquellas golondrinas que se mudan en invierno…

Recojo de los sauces
la hoja que cae sin tristeza ni nostalgia,
porque las estaciones cambian

Y se mudan los recuerdos como alondras
cuando poco a poco crecen los pichones
que van dejando el nido

Soneto de silencios que se va apretando
ante el mutis de las horas. . .
que no dejan de avanzar entre los péndulos

y me deleito en mis propios sentidos
y en la esencia que cae de mi boca,
ante el elixir preñado de un bohemio

y es que cuando se anuncia un verso
y la prosa se desnuda en mi cintura,
toda mi piel se viste de caricias

y en plena elocuencia me diluyo
entre mis aguas mansas y las tuyas
subiendo su marea!

Eileen

Tribulaciones



Tristeza . . .
Que parece una ecuación ceniza
entre las distancia, el tiempo y la nostalgia
apretándose en las manos
mientras se sostiene al viento

Alegoría que susurra un poco de ausencia
y dos suspiros escapando de unos ojos
como lágrimas que lloran el rocío
de un rostro ausente y clausurado

Y un poco de tu olvido entre mis labios
ay susurro leve…y casi imperceptible…
cuando no dice tu nombre y tú lo escuchas
en la ciénaga de los recuerdos

Tristeza…que te rompes...
y parece que te esparces como el agua
entre cántaros de noche y luna/sin estrellas
donde no existen memorias en el alma

Te siento mío…distante…lejano y prohibido
como un arrebato que se esconde
como la ventisca de una tarde tormentosa
sobre pedregales negros y mis ojos

Sí…mis ojos…
tan llenos de lamentos!

Eileen

La orquesta de un poeta



Hoy la ciudad está mojada
pues la lluvia lloró en la acera,
que solitaria… te recuerda

Y me doy cuenta que tus manos
acarician la silueta de mi ausencia,
carente de memoria

Y las mías, mi amor...
en triste sintonía
en la nostalgia!

Mientras un poco de mí…
danza con el viento que se aprieta
a los rizos nacarados de mi pelo.

Y es que a veces tú…
duende viudo y sin rumbo,
quisieras conquistar a las sombras

Pero la noche se encuentra tupida
y las estrellas titilan intensas…
esos claros de luna llena

Y sin embargo, la lluvia no cesa,
y los eucaliptos despiden su aroma
mientras una ninfa tararea…

Esa melodía que incierta…
a veces se confunde con el canto
de los jilgueros cuando se alejan

Ay de estos sueños de ser poeta…
de tu rostro de perlas negras,
y de todos los espacios que se cierran

CUANDO UN POETA VERSA!

Eileen

Miradas



"Sí…y de repente yo miré tus ojos
La noche dormida en tus manos y yo, temblando.
El viento gemía sin prisa acariciando todo.
Y aunque te pareciera extraño, me fui detrás de ti, sin hacer ruido.
A veces te encuentro aunque te niegues y de nuevo, te poseo.
Hay veces que el amor, es un presagio y ocupa su lugar sin evitarlo.
Y después de toda la estrechez que dominaste, se expande el beso
Y es cierto, cuando la luna salga de nuevo será tu ascenso
Y mi esencia mojará hasta al silencio!”

Eileen

Valle de Ninfas



Ay de las pupilas, que delinean la sombra de tus ojos
donde emergente el alma…se desnuda en solitario…

Después de que los ruiseñores han callado
y la serenata de la noche se detiene en el camino

En vela, la distancia gesticula algún recuerdo
que se duerme en la memoria con el tiempo

Pájaro de viento eres, camino a los silencios
donde el sur, parece tan lejano

Y en basta castidad de auroras y secretos,
los amaneceres se duermen en tus labios

Ay de los presagios, que parecen contener tu esencia
y quieren derramarse en mi regazo

Esas tardes mías donde los ocasos 
quisieran terminar sobre tu vientre

Travesía de mar que llega hasta un puerto callado,
donde no atracan más que los suspiros

Y el golpeteo de la lluvia llora suavemente
sobre la hoja que a veces se confunde con el pasto

Ay de la nostalgia que se viste como novia
con un velo más blanco que tu alma…

Y de la espera de los inviernos que mojan a solas
las noches con sabor a tantas estaciones

En esos lugares callados donde se esconde la luna
alguna noche, en solemne oscuridad desierta…

Y ay del verso que a veces parece sin sentido…
y de aquellos pocos, que pueden comprenderlo!

Eileen