sábado, 10 de diciembre de 2016

Te lo he dicho, mi amor...



Todo se ve diferente…
huele a instancias compartidas,
y a ecuaciones que se parten como el viento
después de amanecer desnuda entre tus brazos

Dos minutos y un segundo se aprietan en tus ojos
mientras mis labios, beben de tu boca…

Y es que en medio de la noche, rodeas mi cintura
con tu mano tibia y solo mía…después del murmullo
que sin prisa, se coló por la ventana abierta
donde de lejos, nos acaricia la luna que tiembla
como un precioso faro en la distancia negra

Y cómo no podría contarle al mundo/esos momentos/
donde tus besos me mojan como lluvia fresca
y mis anhelos se empapan de tu alma…
mientras tu palabra se anida en el silencio
y distrae mi mirada…que te busca tan ansiosa

¿Te he dicho que te amo como el viento,
cuando en aquellas cumbres infinitas
contamos los suspiros en un verso y nos amamos
más allá de los denuedos de tu cuerpo
y del mío…gimiendo en lo secreto?

Eileen Ovalle

Con la luna en sus senos


Ella… vestía un poco de luna en sus dos senos
y en su vientre… arrastraba la vida…

Caminó despacio entre los madrigales de sus ojos
y pronunció el eco de su nombre susurrante…
que medio de aquel silencio se calló de golpe

Sin ninguna prisa destejió la noche con la punta de sus dedos
y sus pies descalzos avanzaron a su sombra,
con ese andar cansado que parece ausente y ya no duele

Allí…en ese breve espacio donde a solas…él parece contemplarla,
y contiene las palabras en su boca donde anida dos suspiros
y una cálida sonrisa se consume… como el vaho del aliento...
en una noche fría –como un alma ausente, herida y distante

Eileen Ovalle

El fruto de la avaricia



Observando la fotografía implacable de la vida...
casi rompo a llorar por el afán de la avaricia...
lastimada por la angustia tan doliente y tan palpable
que se cruza en cada esquina elocuente y miserable...

Por el hombre desprovisto del sentido más eterno...
al querer ser un maestro ha creado el mismo infierno,
este mundo donde brota la semilla dando vida
en los trágicos espacios de las almas confundidas...

Nos abraza como el fuego bajo el árido desierto
que se oculta en el olvido del pecado más siniestro...
la codicia indiferente como símbolo en la frente
pareciera darle muerte al valor del inocente

Y el dolor del abandono insolente en el olvido...
se consuela como un lobo emitiendo sus aullidos...
y el poder se ha dado paso como espada de dos filos
quebrantando nuestros brazos como pétalos de lirios...

El temor ha sido impuesto sobre todo el firmamento
por aquellos que obligaron a llorar por nuestros muertos...
Por aquellos que mataron la inocencia de los niños...
y que en vano arrebataron el candor de su destino

Esas guerras sin sentido que deambulan por el mundo
y el político engreído que en verdad viste con luto...
al soldado mal herido derrotado en el camino...
que ha llorado como un niño el dolor de su martirio...

Las esposas que aún esperan la llegada del ausente...
y sus hijos que desean en el fondo ser valientes...
nos desgarran las entrañas al perder las esperanzas...
por vencer esa maldad, que engendró la humanidad!

Eileen Ovalle 
De mi blog "Con Voz de Libertad"

Ahora...


Ahora que me marcho...

Me llevo lo que ha quedado 
detrás de una mirada,
después de dejar a la luna
colgando en tu ventana,
y al eco de tu voz pausada,
gritando despedidas

Me llevo el destilar del alma
como lluvia, que cae sin medida
cuando la tarde llora sus nostalgias
y tus noches, parece apuradas
por despertar al viento que duerme
al final de la vereda

Y aunque me marcho sin prisa
mi amor / de palabra herida /

Hoy, 
te dejo las promesas que forjamos
como dos enamorados
enredados en la aurora,
cuando el alma parecía inquieta
y el otoño, cubría aquella hierba 
donde crecen los recuerdos
y las horas, repasan nuestra huella.

Mientras tú . . .
puedes quedarte con tu sombra,
con la noche y el silencio mal herido,
con las venas apretando los nudillos,
y la grieta que se abre sobre el muro
que separa tu ciudad de mi delirio,
y el ocaso que se eleva como un niño
al final de dos caminos sin destino
donde a veces, habita tu desidia
y a solas... se muere mi cariño!

Eileen Ovalle

Lágrima que duerme



No se escucha nada…
ni las sombras
en su paso oscuro

viento silente…
sin brisa ni llanto
...la lluvia

desvelos heridos
por una lágrima
que duerme

y las horas 
amontonadas
en un reloj sin tiempo

hay recuerdos
que regresan a solas
al lugar de siempre

y él… perenne…
en ese lugar que es suyo
...sin miedo, ni olvido!

Eileen Ovalle

Evasión...



Esquiva
mitigó su mirada

evasión de sueños
la noche en desvelo

con la piel dorada
y él, con frío
lejos de su nido

un segundo 
a solas consigo

y el recuerdo
se deshila

como lluvia
que destila

sobre aceras tristes
y mojadas

y es que a veces su amor
en la noche insiste…

en tener un minuto
allí en sus brazos!

Eileen Ovalle

Debajo de la luna


Cae la luna
rotunda!

Se me escapa la risa
en tu risa de niño
y otra vez sin ti
y sin sentido...
Tú me haces falta!

Deambulo
como absorta!

Buscando en el silencio
el grito de tu ausencia
y tu mirada
en cada rincón oscuro
donde tu sombra habita

Te observo
lejano y mío...

Sin embargo, eres ajeno
y le perteneces al tiempo,
a la vida
al otoño que cae
y a un verso...
escrito con fuego!

Pero yo te quiero,
sí...
te quiero
y por tu amor me muero!

Eileen Ovalle

Lugar secreto



Yo no sé, qué fue lo que la noche
le ha dicho a mi lugar secreto
donde aguardan las esporas al viento…
que pasa zigzagueando en tu mirada

Y desconozco el sonido del silencio
debajo del murmullo de mis musas,
que suelen despertar entre tus brazos
como clarinetes de aire y lluvia
cada primavera

Porque cuando la locura se desata
y se estrella en los portales de mi boca,
mi verso sale en insólita estampida
hasta las planicies de tu sombra
que me aguarda ya desnuda

Aunque a veces…
la intensidad del frío
le ciegue la vida!!

Eileen Ovalle

Puñado de viento



Esencia nocturna
debajo de los cielos

como tu historia mi amor
que se diluye…

alas de libélula y nostalgia
en un puñado de viento

y el pañuelo de la aurora
recogiendo suspiros

y es que hay rincones
en donde habitan los duendes

y tan solo las musas
podemos verlos…

en esas penínsulas nacaradas
con aroma a lluvia

donde los eucaliptos crecen
y anidan los jilgueros en 
un poco de ausencia!

Eileen Ovalle

Musitando...

Resultado de imagen para amor eileen ovalle

Despunté mis ojos a tu rostro…alondra de solar intenso y mermelada tibia…tus labios…antes de susurrar apenas el sabor de un beso y musitar despacio la sílaba callada de tu nombre…

y te arropé en mis brazos…mi amor…con la piel desnuda deshilando sueños y suspiros, en la inmensidad de tu mirada llana…que lleva al infinito y se detiene, justo al borde de mis sentimientos, bajando por tu espalda y a un costado…la vida, palpitando afuera como lo hace el alba, en mi cintura.

Y sin más anuncio que tus manos…la ciudad de las caricias se despierta…y pretendo conquistarte con mis ojos, sonriendo a tu ternura en ese espacio, tan leve y tan querido, donde quepo entera, antes de caer la noche en la sonrisa de tu boca!

Y es que amarte…va más allá de todos mis presagios…más allá de los eclipses de la luna y del mágico candor de aquella tarde, cuando en mansa castidad, nos conocimos y llegamos a tocar el alma con los dedos tibios…mientras todo lo que soy y lo que siento…llegaba a acurrucarse en tu silencio…

Amarte ha sido una ecuación perfecta…donde somos el sustento de la luna, el suspiro de la noche y una estrella… ¡enlazándose en los pliegues de mi pelo!

Eileen Ovalle

Percepciones...



Percibo la melancolía
ante el estupor desnudo
de todos los silencios

en ese desgarrador gemido
de un corazón que late
cuando el tiempo se va acortando

navegante de mares y sueños
en esos arrecifes callados
donde se estrella el viento!

Y es que la noche palpita
como una estrella herida
colgando de los cielos

y unas manos extendidas
ansiando la caricia del alma
que se va soltando...

cuántos lamentos se escuchan
...no lo sabe ni el viento...
cuando las sirenas lloran

ni cuando las aguas se violentan
en ese gemir de las mareas
naufragando a solas...

Por eso, percibo la melancolía
ante el estupor desnudo
de todos los silencios...
dando paso mi amor
a tu recuerdo!

Eileen Ovalle

Sabor a lluvia



Se me escurrió el alma en un beso
y la madrugada despertó en tus labios,
con ese sabor a lluvia nocturna 
y a piel desnuda a un costado de tu cuerpo… 
contándome los sueños en ese latir tan suave
…donde el tiempo…
susurra los suspiros de mis versos!

Eileen Ovalle

En solitario



Y allí está ella…silente y solitaria
como un poco de invierno en la terraza

los recuerdos cuelgan de una estrella
mientras la noche se desnuda toda…

más ella no logra escapar del mismo espacio
allí en su alma…ya sin tregua…

los tiempos se detienen en sus ojos
mientras mira sin consuelo el infinito

y a los lejos las cordilleras gimen
la nevada de sus sentimientos…

y es que ella siente que el olvido
la besó en los labios…

mientras quiere quebrantar el viento
con su ausencia!

Eileen Ovalle

Asidos a la noche



Llegarás a mi boca
callado...
como si fueras
un poco del alma...

Y asomaré despacio
a tu orilla blanca
de brisa y agua

Ay esencia mía,
pudor que tiembla
y noche de luna

Sí... 
llegarás a mi boca
callado, desnudo...
y asido mi amor...
a esta locura!

Eileen Ovalle

Espera...



Ven callado y descalzo
sobre mis veredas,
ay amor de mis amores
y desnudo como el viento
con tu piel morena
que me gusta tanto
apacible y sereno
como las montañas,
cubiertas por la nieve…ven
aquí donde mi vientre gime
y mi guarida tibia 
te está esperando!

Eileen Ovalle

Inquietudes de piel



Su hálito inquieto
y el mío…desenfrenado

Llama que se enciende
como antorcha de luna

Y la cálida espesura
de su espalda ceñida al alma

Jardín que brota en la mirada
y en la boca, dulzura en la palabra!

Eileen Ovalle

Recuerdos...

Incontenible el alma (en 4 actos)


I
Y mis sueños se pronuncian
sobre tu espalda…
susurro infinito de cavidad ceñida, 
son mis labios en tu piel canela
Ambrosía eres que desciende
como un amanecer inquieto,
derramándose en mis faldas
mientras tiemblo...
Ciudad oscura de luceros
y farolas cristalinas…
cuando pasa en el silencio
la sombra de tus sueños

II
Y es que la agonía de los sauces
parece que está llorando otoños,
cuando escucha el susurro de tu paso
bajo sus denuedos…
Y ante el manuscrito de tus manos
mis dedos han pintado estrellas…
y mis labios han callado tanto
ese gemido que te acaricia
Te amé de prisa, de pronto…
despacio…y a solas…
que los sentidos tomaron tu nombre
y lo han gritado las horas 
cuando pasa el tiempo
III
Porque has sido mío…
como tuya es mi existencia entera,
-sin fronteras-
sin nostalgias corazón, sin despedidas
Y aquí en mis ojos de pupilas dulces
y pestañas enlazadas con la noche,
retengo el reflejo de tu alma
que parece danzar en mi mirada
He soñado contigo…sí…
con tu piel pegada a mi ternura,
con la mía…en la marcha a tus senderos
y bebiendo de tus aguas blancas

III
Te dije que te amo…sí…te amo
y el horizonte se perfila a tu costado,
como un ocaso que me seduce
en pinceladas otoñales y doradas
Porque he llegado hasta tu risa y he vuelto
tupida de alegrías y solsticios…
y como un durazno suave y sonrojado
mis mejillas me delatan al mirarte
Y es que no sabes cuántas ganas tengo
de pintar a besos los lienzos de tu rostro,
con estas pinceladas suaves de mi boca
en estampida de colores matizados

IV
Y quiero detenerme y me deshilo
...es cierto...cuando estoy a solas,
como una madeja de lunas cristalinas,
en las noches nacaradas de tu cuerpo
mientras rompo con mis labios
…tu silencio!

Eileen Ovalle

Negaciones



Habré de negarte mil veces, 
sí...hasta que la noche, 
se separe de mi sombra.

Eileen Ovalle

Ojos tristes


Cuna de ausencias
han sido unos ojos tristes.
Esos, que lloran nostalgias
al final de un recuerdo que cae
como una lágrima herida,
en un rostro sin vida,
buscando la luz...

Eileen Ovalle

Promesas



Te prometo beberme las horas
que tengo amor, a tu lado
y un susurro carente del tiempo
que nunca termina de hablar de los besos
cayendo en la piel...
Y prometo, 
una noche en tus brazos,
como luna perlada,
y en tus ojos, 
mi amor la promesa
de cuidar nuestro amor!

Eileen Ovalle

miércoles, 8 de junio de 2016

Binomio


Imperturbable
me contemplas...
halo que me invade
en el extremo oeste
de tus ojos...
que buscan incansables
la luz de mi mirada...
y el eco paulatino
de mis labios susurrantes
como la caída de las hojas
en la tarde...

Eileen Ovalle

Inundaciones


Teoremas


Mi locura...
lleva tu nombre tatuado,
tu sombra adherida...
y tu historia
como un teorema
que me desquicia...

Arrogancia que se pierde
entre la oscuridad latente,
mientras el verso cae
sobre tu voz ausente
y sobre este nido
que anidó mi vientre!

Eilee Ovalle

Lágrimas


Una lágrima
jugando en mi rostro
con tanta tristeza

Como el alma…
la noche desnuda
y un beso de dos

Tan distante
la pena que muere
mi amor a tu sombra

Así como el viento
que cruza en la esquina
de la soledad

Quién diría
que toda una vida
se toma olvidarte…

Quién sabría
de aquellas promesas
que hicimos los dos

Ya lo he dicho...
el campo marchito
y tus nidos vacíos

Tú lo sabes…
mi amor infinito,
que fui tu querer!

Eileen Ovalle

Prohibiciones


Son tus ojos
tu risa y tus labios
lo que ahora es prohibido

Y es mi ausencia
y las horas sin vida
como el eco en tu voz

Lo que duele
ay mi amor, como duele
saber que me quieres

Y que somos
aquello que queda
de nuestra verdad

Cuántos días
mi amor en tus brazos
pasaron de prisa….

Y cuántos pasos
con los pies descalzos
para estar junto a ti…

Te prometo
mi amor que sin miedo
por ti me confieso

Y me entrego
al amor que no muere
ni enterrado en la piel

Eileen Ovalle

Por mis venas


Yo te juro
que llevo en mis venas
la sangre transcrita

Como un verso
que te habla del alma
con el corazón….

Y te cuenta
de aquellos momentos
desnudos y tibios…

Cuando un beso
era como la vida
bebiendo tu amor!

Hoy te juro
de nuevo cariño,
que muero contigo

Si es que acaso
tú mueres primero,
dejándome atrás

Voy a ser,
como el agua que sigue
el cauce de un río

Y perderme
completa en tus mares
de espuma y de piel!


Eileen Ovalle

Prefijos inventados



Me invento un prefijo
en la profundidad del silencio,
mientras calla la hierba hecha lluvia
y mi boca saborea al viento...

Se miran las horas,
el tiempo se esconde,
y yo, pronuncio tu nombre
de fuego y olvido,
en este delirio
que me hace gritar

Me detengo y vago
con esta mirada ansiosa
en mi alrededor dormido,
y parece que te miro, sí...
te miro como un niño
huérfano y desnudo
en una ciudad sin gente

Serás tú...?
será tu sombra...?
con tu memoria perdida
o tu frágil descendencia
que me hablan de ti
y de aquello que fuiste,
y que se ve tan triste.?

No lo sé mi amor,
ni es importante...
porque esta noche
solo invento 
lo que ya no existe...

Eileen Ovalle

Por amor



Porque a solas
te dije al oído…
que tú eras mi vida
Y no hay nada
por Dios, te lo digo
que no haría por ti

Y esta historia
que lleva impregnada
tu esencia en mi boca
No se cuenta
tan solo en las horas
de algún porvenir…

Solo sale 
del alma que grita
con la voz que está herida
Con la daga
de toda tu ausencia
en mi corazón!

Pero he sido
herida de muerte
con tan solo verte…
Y por eso
te miro y me pierdo
en todo tu amor!

Eileen Ovalle

Condena


Ay bohemio
que llevas tu nombre
escrito con sangre

Regazo,
que aguarda el cariño
de un amor que murió…

Preludio
de noches sin vida
al ras de un olvido

Y todo 
aquello que he sido
nomas por amor!

Yo te juro…
que he sido medida
a pulso de un beso

Y todo,
ha sido transcrito
en poemas de amor

Por eso…
hoy pueden dictarme
amor la condena

Que pago
con creces la ofrenda
de darte mi amor!

Eileen Ovalle

Fantasmas


Que locura
mirarte a los ojos…
y saberme olvidada

Y en tus manos
la sombra tan fría…
de un calor que no está
Aquellas heridas 
que ahora
son dos cicatrices…

Que apenas
sostienen tu vida
en cruel mortandad!
Ay te juro!
que ha sido imposible
escapar de tu sombra

Me sigue,
como un duende que ríe
en la oscuridad

Y me habla,
de aquellas promesas
que fueron borradas
y gritan
como dos fantasmas
en la soledad!

Eileen Ovalle

Promesa


Te prometo
con la mano en el fuego
que yo nunca me he ido
Y que nadie
hoy podría alejarme
de tu dulce mirar
Que las horas
te deben de nuevo
la magia del tiempo
Y que existo
tan solo mi cielo,
para amarte otra vez!

Eileen Ovalle

Hasta ti...


He llegado hasta tu luz
y trato de ver más allá
de ese reflejo intenso
que emiten tus ojos
mi amor...
Trozo del alma
que me atrapa,
me conoce
me desquicia
me desnuda
y me acaricia
como los ríos
a las montañas...
cuando pasa
"acaudalado y tibio"
a la orilla de las hojas
que botan tus otoños
tan hermosos
como tus labios
como tus manos
como tus ojos
y tus besos...
Ay mi amor
te he dicho que te amo?
lo sabes...?
lo presientes...?
lo intuyes....?
así, como te intuyo yo
en cada paso mi bien
que doy contigo
o sin ti...
pero contigo

Eileen Ovalle

Para mi ángel de amor...



Jamás me saciaré de tu rostro
ni de tu velo traslúcido
atravesando mi ventana, 
mi amor... de madrugada
como un fantasma que llega
y se posa a mi costado
y me mira... despacio...
como queriendo tocarme
sin tocarme nada...

Porque así eres tú, 
mi amor...
como un suspiro,
o como los sueños
y las caricias ceñidas
a la mano que te busca
y te atraviesa como el agua

Sí... como los labios
cuando te beso
y te invento
y te nombro...
como aquello mío
que es solo tuyo...

Y me desnudas otra vez
con la mirada blanca
y la voz que calla
pero me susurra, sí...
como susurras tú
pájaro de lluvia y viento
de este universo tuyo
donde yo vuelo...

Eileen Ovalle

sábado, 14 de mayo de 2016

Del amor...



Miraré por tu ventana, sí...
...hacia la distancia...
por donde avanza el viento
silencioso...sin nostalgia
ni premura...
como cuando la tarde calla
en la mirada.

Eileen Ovalle



Átame a tu silencio,
con esos lazos de amor
inquebrantables...
eterna hasta la luz del alba,
donde llegan a morir
las madrugadas!

Eileen Ovalle


Del amor,
la noche ha sido
tan sólo un huésped

Eileen Ovalle




Entre la voz y la palabra

Y en aquel tiempo, nos quisimos (memorias cautivas o recuerdos muertos) y el alma en deuda con la vida que jamás olvida

Porque atrás quedaron los escombros y las sombras en silencio…recogieron su equipaje y sin mediar palabra en la despedida, como las golondrinas alzaron su vuelo más allá de los silencios que suspiran

Se acabó la noche, y el viento, sí…después de que la brisa mojara las aceras que calladas se perfilan como los caminos hacia aquel lugar lejano de donde no hay regreso. 

Pero así es la vida, a veces… un tanto abrupta o desquiciada, cuando dos almas enamoradas se pierden si sentido, justo en medio del olvido!

Eileen Ovalle


Y hemos contemplado el amor gestando el horizonte, mi bien, con estos sueños en las manos y el gemir de los silencios arrullados, como dos suspiros en mi pecho!

Eileen Ovalle



Más cuánto amor he de sentir entre tus brazos, que pueden sujetar mis sentimientos, mi voz y mi palabra cantándole a tu nombre!

Eileen Ovalle


Tengo esta ecuación templada 
entre tu voz y la palabra, 
a punto de escaparse de mi boca!

Eileen Ovalle

Otoños



Desnudo el otoño
como el alma mía,
que gime en solitario
la llegada del ocaso
al final de tu mirada.

Eileen Ovalle



Navegaré por las aguas nocturnas,
buscando tu boca de luna . . .
y tu esencia perdida en mi intimidad!

Eileen Ovalle



Ay de la magia de las letras,
de los cantos de un poeta,
de la luna en serenata
y de tu boca, sí...
besándome la vida!

Eileen Ovalle

Peregrinaje...



Y tiemblo a tu vereda como las magnolias,
que florecen blancas colgando de tus brazos,
y de mi cuello largo se aprietan los sentidos
que germinan en mis poros la cálida dulzura, de tu existencia! 

Eileen Ovalle




Peregrino del río eres, como el rocío que desciende
en la esquina que dobla buscando tu locura!
Diagrama silente que suena dibujando las notas desnudas
de todo lo que siento entre tu alma, cuando tus brazos me toman
Oh tú…vientre de vino y espuma
donde bebo sedienta, el manjar tan tibio de nuestra esencia
donde yo otra vez…te amo!

Eileen Ovalle




Hoja y tallo, la raíz que gime
y la tierra húmeda y fértil
donde brotan las magnolias
y tus dedos fecundos
estremecen mis cimientos
con el leve roce de tu alma
con mis poros!

Eileen Ovalle

Ventisca...



De mi pecho, habrá de emerger la noche entera tallada en estrellas, hasta el amanecer de tu boca que me aguarda, como un trozo de lluvia tibia, mojando a sorbos, las fisuras de mi alma...

Eileen Ovalle




A solas contigo aquí en mi alma…
susurro dormido que amanece despacio
en ese rincón eterno donde nos amamos
y los sombras tallan un recuerdo…
ese, que suele perfilarse en mi mirada
más allá de la negra intensidad
de mis pupilas… donde el espesor de la noche
de negro azabache…llega a reflejarse siempre 
que la luna tiembla!

Eileen Ovalle




Ay de mi sentir que lleva la erosión de tus caricias... el bullicio adormecido de las horas y el ímpetu que azota mis sentidos, como lo hace el viento amor... al final de la ventisca...

Eileen Ovalle