sábado, 10 de diciembre de 2016

El fruto de la avaricia



Observando la fotografía implacable de la vida...
casi rompo a llorar por el afán de la avaricia...
lastimada por la angustia tan doliente y tan palpable
que se cruza en cada esquina elocuente y miserable...

Por el hombre desprovisto del sentido más eterno...
al querer ser un maestro ha creado el mismo infierno,
este mundo donde brota la semilla dando vida
en los trágicos espacios de las almas confundidas...

Nos abraza como el fuego bajo el árido desierto
que se oculta en el olvido del pecado más siniestro...
la codicia indiferente como símbolo en la frente
pareciera darle muerte al valor del inocente

Y el dolor del abandono insolente en el olvido...
se consuela como un lobo emitiendo sus aullidos...
y el poder se ha dado paso como espada de dos filos
quebrantando nuestros brazos como pétalos de lirios...

El temor ha sido impuesto sobre todo el firmamento
por aquellos que obligaron a llorar por nuestros muertos...
Por aquellos que mataron la inocencia de los niños...
y que en vano arrebataron el candor de su destino

Esas guerras sin sentido que deambulan por el mundo
y el político engreído que en verdad viste con luto...
al soldado mal herido derrotado en el camino...
que ha llorado como un niño el dolor de su martirio...

Las esposas que aún esperan la llegada del ausente...
y sus hijos que desean en el fondo ser valientes...
nos desgarran las entrañas al perder las esperanzas...
por vencer esa maldad, que engendró la humanidad!

Eileen Ovalle 
De mi blog "Con Voz de Libertad"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada